¿Qué fue de Raquel Morrillas?

Raquel Morrillas, es una madrileña, que se estableció en Barcelona por razones amorosas, cuando su vida sentimental se encontraba ligada a Noemí Ungría.

Esta soldadora y administradora en 2002 comienza a aparecer en los medios de comunicación a raíz de su participación en el concurso “Gran Hermano 3” que se celebró del mes de abril a julio de ese mismo año, en el cual fue la tercera concursante expulsada. En este concurso además participó Noemí, quedando fuera en la primera eliminación.

morrillas-p

En el año 2003 sufrió un accidente de coche cuando iba acompañada de su pareja, en dirección a Gerona, en el que Ungría solo sufrió algunos golpes y contusiones, pero Raquel quedó en coma durante algunos días, permaneciendo en estado grave, internada en el hospital durante varias semanas.

Tiempo después, consiguió recuperarse parcialmente desde el punto de vista físico, su rostro quedó desfigurado, ha teniendo que someterse a 10 cirugías de pequeña envergadura y, su ojo y oído izquierdos se encuentran totalmente incapacitados, debido a que una fractura de cráneo provocó un severo daño al nervio óptico.

Desde el punto de vista psicológico, en entrevistas realizadas, ha planteado que no ha logrado superar esa terrible etapa de su vida.

A pesar de este dramático accidente, su vida profesional no se vio afectada y en el año 2004 se mantuvo como colaboradora del programa Crónicas Marcianas. Su vida laboral comenzó a decaer después de que Noemí acudiese a “Salsa Rosa” para hablar sobre Raquel y al ver los ataques verbales a los que estaba siendo sometida Ungría, Morrillas decidió llamar para defenderla, acción esta que estaba prohibida para todos los tertulianos de “Crónicas Marcianas” y por la que fue echada a la calle.

En este mismo año luego de fuertes discusiones con Noemí, terminan su relación, quedando las cosas entre ellas en muy malos términos, llegando hasta los juzgados por una demanda impuesta a Raquel, donde le pedían hasta seis meses de cárcel y una recompensación de más de 4000 euros, proceso el cual fue ganado por Raquel después de varios años de disputas.

Después de enfrentar estas situaciones, Morrilla comienza a ver un alivio en el juego y empieza a acudir con más frecuencia el bingo y la ruleta, convirtiéndose en una adicta a ellos. En 2014 acude a una edición del programa “Sálvame Deluxe”, donde hace pública su adicción y planteó que casi pierde todo por causa de este, llegando a derrochar mas 100000 euros. Además afirmó que desde hace ya un tiempo no juega pero que no puede decir que esté totalmente recuperada.




Actualmente trabaja como ayudante del director de una empresa de tratamientos de agua, sigue la televisión desde casa y ha encontrado una mujer que le brinda seguridad y estabilidad con la que comparte su vida.

Comparta con sus amigos

Leave a Reply

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *